Conectate con nosotros

Otros

Segunda víctima. Noche negra en la ciudad de Salto del Guairá

Publicado

en

MATAN A DOS PERSONAS EN SALTO DEL GUAIRÁ.

La noche saltoguaireña se tiño de sangre y luto cuando la ciudad se alteró con dos sendos asesinatos. Uno de ellos en una vivienda del barrio Karen Luana, allí fue ultimado Lorenzo Junior Villar.
Mientras tanto, en el barrio 29 de Setiembre, en la línea de frontera con el Brasil, apareció el cuerpo de Leandro Alves, ultimado también y cuya muerte guarda estrecha relación con el primer caso, ya que es propietario de la vivienda donde fue encontrado muerto Junior Villar.

La capital de Canindeyú, se tornó peligrosa y temeraria.

#DOBLE_HOMICIDIO – Salto del Guairá

– Dos jóvenes fueron asesinados, se trata de Lorenzo Junior Villar de 20 años quien fue hallado sin vida con varios impactos de arma de fuego en la vivienda de la segunda víctima de nombre Leandro Alves. Este fue hallado dentro de su camioneta en la línea fronteriza presentando rastros de tortura.

– Continúan las investigaciones por parte del Lic. Elvio Rojas Peña Dpto. De Criminalística.
– Personal policial del Dpto. De Hechos Punibles.

Se trata de LEANDRO ALVES, dueño de la casa donde se halló el cuerpo de Lorenzo Villar

Víctima: Lorenzo Júnior Villar

.
Información en desarrollo. Gentileza EF NOTICIAS e Taboada noticias

Sigue leyendo

Otros

Ataque de sicarios deja dos fallecidos en Nueva Esperanza

Publicado

en

Dos personas fallecieron en un ataque de sicarios registrado en el barrio San Antonio de la ciudad de Nueva Esperanza, Departamento de Canindeyú.

Dos personas fallecieron durante la noche de este sábado en un ataque de sicarios, que se registró en el barrio San Antonio de Nueva Esperanza, Departamento de Canindeyú.

Las víctimas fueron identificadas como Eduardo Leonel Rojas Jara y Mariela González, quienes resultaron baleados al llegar a una vivienda en la que residían, según el reporte de la Comisaría 4ª de Nueva Esperanza.

Los investigadores manejan el dato de que los autores del crimen fueron dos hombres que se movilizaban en una motocicleta y dispararon con una pistola 9mm. Los mismos huyeron del lugar segundos después de concretar el violento hecho.

El caso fue comunicado al Ministerio Público, para que tome intervención junto con la Policía Nacional.UH

Sigue leyendo

Otros

La pesca, un termómetro infalible de la crisis climática

Publicado

en

La pesca es un termómetro infalible para medir el impacto del cambio climático en el planeta: los peces son sensibles al calentamiento del agua, que les hace desplazarse a otras latitudes con lo que eso supone para la gobernanza de los mares, la sostenibilidad de la biomasa y la supervivencia del sector pesquero.

Se trata de una realidad analizada en la Cumbre Mundial del Clima (COP25) en la que tienen voz desde armadores a pescadores, además de expertos, oceanógrafos y organizaciones ambientalistas.

El último informe de la FAO (del año 2018) indica que los océanos han absorbido el 93% del calor adicional generado en la tierra desde la revolución industrial y que el nivel del mar, debido al proceso de deshielo glacial, ha subido unos 20 centímetros en el último siglo.

Estas cifras, según dicho estudio, pueden provocar que las capturas de pescado desciendan hasta un 12% para 2050.

Son por tanto los pescadores los primeros interesados en afrontar la crisis climática, en una compleja situación en la que deben reducir sus propias emisiones mediante prácticas más sostenibles y pedir activamente al resto de sectores económicos, se desarrollen o no en el mar, que hagan lo mismo, porque terminan afectando al frágil ecosistema marino del que dependen para su subsistencia.

El presidente de los armadores europeos (Europêche) y españoles (Cepesca), Javier Garat, hace una foto fija de la situación: la actividad pesquera es la que menos huella de carbono tiene de todas las producciones de proteína animal y proviene fundamentalmente de los motores de la embarcaciones (emiten más de 150 millones de toneladas al año y representan el 0,5% sobre el total global).

Ante este hecho, están apostando por nuevos motores menos contaminantes y por estrategias, como el Dispositivo de Concentración de Peces (FAD, en inglés), con el que los buques tienen que hacer menos desplazamientos en busca de capturas.

Garat defiende que los armadores están «concienciados» desde hace «muchos años» sobre la necesidad de cuidar el mar y prueba de ello son los programas sobre recogida de basuras marinas y reciclado de redes de pesca.

Otro ejemplo de compromiso, recuerda, es la apuesta para que las poblaciones pesqueras alcancen el nivel de Rendimiento Máximo Sostenible (RMS) que evita la sobreexplotación de cada especie y así se asegura su biomasa.

El RMS ya se ha alcanzando en numerosas pesquerías y, según los armadores europeos, es la «mejor manera de defenderse y aportar contra el cambio climático».

El calentamiento global, prueba de la crisis climática, se constata ya en los océanos con especies emigrando hacia aguas más frías (latitudes nórdicas), lo que puede provocar problemas de gestión de pesquerías entre países e incluso tener que rediseñar políticas en el futuro como la propia Política Pesquera Común (PPC).

La pesca de bajura, enrolada en las cofradías de pescadores, también se vuelca y aporta soluciones y según el presidente de la Federación Nacional de Cofradías, Basilio Otero, recuerda que ya hay acciones como la recogida y reciclaje de residuos o incluso la transformación en prendas de vestir gracias a Ecoalf.

Con la Fundación Biodiversidad acaban de comenzar el programa «Vigiamar»: una aplicación móvil que geolocaliza los residuos en el mar para elaborar un mapa de basura marina en España.

El apoyo de las administraciones es esencial y desde el Ministerio español de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) recuerdan a Efeagro que la Ley 3/2001 de Pesca Marítima del Estado es un ejemplo de ello o que la propia PPC que en su última reforma pidió alcanzar el Rendimiento Máximo Sostenible en 2020 y la plena aplicación de la obligación de desembarques desde 2019.

El Departamento aboga por dos grandes líneas que vertebran su apoyo a la lucha contra el cambio climático desde la pesca: aumentar la resiliencia de los ecosistemas marinos y el empoderamiento de las comunidades costeras.

Dentro de esas acciones, defiende modelos globales de gobernanza en los océanos, tolerancia «cero» ante la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, luchar contra la contaminación marina y valorizar e innovar las tareas tradicionales pesqueras.

Numerosos frentes fundamentales para asegurar el futuro sostenible de la pesca, en los que el sector también necesita de la concienciación de todos los agentes emisores de contaminantes cuyas acciones tienen una repercusión en el ecosistema marino.Fuente: EFE.

Sigue leyendo

Otros

¿Serás uno de los 200 millones de desplazados climáticos de mañana?

Publicado

en

No dan derecho a acceder al estatuto del refugiado, aunque las causas climáticas superan a los conflictos y factores económicos como motivo de los desplazamientos internos. Y si seguimos sin hacer nada, dentro de 30 años habrá 200 millones de migrantes climáticos, uno de cada 45 habitantes del mundo.

La degradación medioambiental avanza a tal ritmo que, desde los años 70, el riesgo de convertirse en un desplazado climático se ha duplicado. «Nos estamos arriesgando a que no haya un solo rincón en el planeta a salvo del cambio climático«, augura a Efe María Jesús Vega, portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) en España.

Desde la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), definen como «migrantes climáticos» a aquellos que, «por razones imperiosas de cambios repentinos o progresivos en el medioambiente que afectan negativamente a la vida o las condiciones de vida, se ven obligados a abandonar sus hogares habituales, o deciden hacerlo, ya sea de forma temporal o permanentemente, y que se mueven ya sea dentro de su país o hacia el extranjero».

Aunque lo normal es que estos movimientos sean internos, hay casos transfronterizos en los que es el país receptor el que tiene que asistir a los migrantes. Y es ahí donde «surge el problema», ya que los refugiados tienen la protección de la Convención de Ginebra, pero los desplazados climáticos no cuentan con un paraguas normativo internacional, quizá alguna convención regional en las que sus situaciones «puedan encajar», aclara Vega.

Separados por una «fina línea»

«La línea de separación entre desplazado climático y refugiado es muy fina», añade. Porque el cambio climático es un «multiplicador de amenazas» que muchas veces lo que hace «es provocar o exacerbar conflictos ya existentes» por la carencia de recursos.

De hecho, en la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) rechazan de plano el concepto de «migrante climático» porque «alude a un cierto grado de decisión, a un mínimo de voluntariedad y de capacidad de las personas para decidir, ocultando el carácter forzado de estos movimientos», explica a Efe Raquel Celis, coordinadora de Incidencia y Participación Social de la española CEAR-Euskadi.

Además, el cambio climático «se queda muy corto para describir el nivel de degeneración medioambiental que sufre el planeta» y, aunque es cierto que está desplazando a población, hay otras degradaciones no incluidas en este concepto que también fuerzan migraciones: las provocadas por la industria del carbono y otras extractivas.

Un estudio de la organización británica Carbon Disclosure Project desvela que desde 1988 –cuando se creó el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés)–, más de la mitad de las emisiones industriales mundiales se pueden rastrear en solo 25 empresas y entidades estatales.

«El cambio climático es la consecuencia última de un modelo que viene expoliando los bienes que son necesarios hoy y para las futuras generaciones y de un sistema en el que las industrias que están esquilmando los recursos juegan un papel muy importante», censura.

La consecuencia es que 2018 batió el récord de nuevos desplazamientos internos: 30 millones. De ellos, 10,8 millones fueron por conflicto y los 17,2 millones restantes por desastres, en su inmensa mayoría (16,1 millones), relacionados con el clima, especialmente tormentas (9,3 millones); ciclones, huracanes y tifones (7,9 millones) e inundaciones (5,4 millones).

El desplazamiento dentro del desplazamiento

Nadie está a salvo del cambio climático, pero sus estragos son más crueles aún con los 70,8 millones de personas que han tenido que huir de la guerra o de la persecución, 30 millones de ellos refugiados, según Acnur.

«Muchas veces los espacios que proporcionan los gobiernos para levantar un campo de refugiados son zonas estériles, sin acceso al agua, aislados y expuestos a inundaciones, sequías y otros desastres», relata Vega.

Es lo que ha ocurrido con 200.000 de los 900.000 rohinyás que, tras lograr escapar de la violencia de Myanmar, tuvieron que salir de sus asentamientos de Bangladés, anegados por las inundaciones. Es «el desplazamiento dentro del desplazamiento».

Un fenómeno que se ensaña más con las mujeres

Mujeres y niñas sufren de manera diferenciada los impactos del cambio climático en general y de las migraciones climáticas en concreto. Así lo ha puesto de manifiesto recientemente Ecodes en «Perspectiva de género en las migraciones climáticas».

Y es que suelen ser las principales responsables de tareas que son cada vez más difíciles de realizar por el impacto climático, como es la recogida de agua, de lo que se encargan en ocho de cada 10 hogares que carecen de ella. Algo que incide en asuntos como su educación o salud.

Por no hablar de que, tras un desastre, están más expuestas a todo tipo de violencias machistas, un peligro ya de por sí alto en cualquier contexto migratorio, en los que las probabilidades de ser violadas, obligadas a casarse o a prostituirse se disparan.

El riesgo de apatridia

De continuar así, «podemos ver incluso la desaparición de estados insulares por el aumento del nivel del mar, y entonces habrá que pensar en qué hacer sus habitantes. Ahora mismo hay 100 millones de apátridas, pero el cambio climático podría aumentar esa cifra», aventuran desde Acnur.

Por todo ello, CEAR urge a los mandatarios que estos días se reúnen en Madrid en la Cumbre del Clima (COP25) que cumplan los acuerdos de París.

«Estamos hablando de un fenómeno global que requiere de una solución global y que no puede depender de la voluntariedad de los responsables de este colapso. Son ellos los que tienen que frenarlo», zanja Celis.Fuente: EFE/Adaya González

Sigue leyendo

Más popular