Conectate con nosotros

Notas

????? ??? ??????. ?????? ??? ????????? ?? ???? ???????? ?? ?? ???????? ?? ?????????

Publicado

en

Un pelotón de 20 efectivos militares fue enviado en la zona de Pindoty Porã, que limita con la ciudad de Sete Quedas, estado de Mato Grosso do Sul. Los miembros de las Fuerzas Armadas buscarán frenar el masivo ingreso de personas y mercaderías por dicha zona, que tenía un control prácticamente nulo anteriormente.

El comandante de la 3ª División de Caballería con asiento en Curuguaty, general Marcial Samaniego, dispuso el control las 24 horas de la línea fronteriza, reforzando con 20 hombres más la zona, ante denuncias de que entre las dos ciudades vecinas existía prácticamente un movimiento normal de flujo de personas y mercaderías.

“Cerramos la ciudad con alambradas y cubiertas para evitar el paso desde el Brasil hacia el Paraguay. Tenemos personal que realizan patrulla motorizada hacia el destacamento de Pakova y Alborada. Igualmente, acá nosotros realizamos nuestra patrulla diariamente” señaló el subteniente Marcelo Benítez, quien está al frente de la tropa.

Militares ratifican cierre de frontera

Los militares están apostados al pie de los mástiles de las banderas de ambos países, que flamean distantes a pocos 10 metros una de otra.

Según explicó, la disposición es detener a las personas que incumplan el decreto presidencial y entregar a la Policía Nacional para el procedimiento de rigor. Dijo que la gente intenta pasar, como de costumbre, de un lado a otro de la frontera, pero a partir del refuerzo militar empiezan a respetar la prohibición.

Sufre la economía

Pero el refuerzo de los controles con la incursión militar, que inclusive abarca la zona no poblada de la línea fronteriza, repercute directamente en la economía de los comerciantes que se encuentran desesperados por la poca venta, y en consecuencia, la imposibilidad de pagar a funcionarios y compromisos económicos contraídos.

Nilsa Cáceres, gerente de la firma “Queen Anne”, señaló que la poca venta está directamente relacionada a los controles, que se traduce en la nula presencia de turistas brasileños quienes son los principales clientes de la sucursal.

“A veces tenemos un poco de venta porque también tenemos clientes del lado paraguayo, pero la mayoría son brasileros” indicó. La firma cuenta con 12 funcionarios y a duras penas mantiene su plantel.

En tanto, el comerciante Diógenes Álvarez afirmó que no recuerda similar crisis que haya azotado a la ciudad, dejando las puertas de su negocio por más de 60 días cerradas. Dijo que tuvo que suspender a 3 de los cinco funcionarios que tenía, aunque aclaró que les sigue pagando la mitad de sus sueldos por la condición de pobreza en que se encuentran.

La noticia positiva, sin embargo, es que, tanto en el lado paraguayo como brasileño, no se ha reportado ningún caso positivo de coronavirus. Con la presencia militar , se espera la disminución de los hechos ilícitos, como el contrabando y el narcotráfico que imperan en la zona.
Fuente abc

Sigue leyendo
Anuncio

Tendencias