Narcotráfico

Descubren reveladoras conexiones tras desbaratamiento de clan narco

La Senad y la Fiscalía se pusieron como prioridad ahora la captura de los mellizos Wilson Rubén Cáceres González y Wilson Darío Cáceres González, este último expolicía, y así descabezar definitivamente la red de narcotraficantes desbaratada el miércoles último en Salto del Guairá, con la detención de ocho personas, entre ellas un exmilitar, un expolicía, dos presuntos financistas y hasta un asistente fiscal. En el operativo, también cayeron 16 toneladas de marihuana, armas, lanchas y vehículos.

La nómina de buscados por la megaincautación de 16 toneladas de marihuana la encabezan los mellizos Cáceres González, de 31 años de edad, quienes serían los ruteros que movían los cargamentos de drogas desde los centros de producción hasta el depósito que fue allanado detrás de la Aduana de Salto del Guairá, cerca del puerto de balsas sobre el río Paraná.

Wilson Darío Cáceres había caído preso por primera vez en Pedro Juan Caballero, en 2008, cuando era suboficial ayudante de Policía, junto con su camarada Jaime Joel Ayala Benítez, actualmente de 36 años y también buscado por varios crímenes. Los entonces uniformados fueron sorprendidos en un vehículo que acababan de robar en Ponta Porã, Brasil.

Ambos volvieron a ser detenidos juntos al año siguiente, en Corpus Christi, departamento de Canindeyú, cuando transportaban 520 kilos de marihuana.

Sin embargo, fueron liberados nuevamente, aunque Jaime Joel Ayala Benítez saltó nuevamente al tapete al asesinar a balazos a un tío, en el año 2011, también en Corpus Christi, en un ataque en el que actuó también su medio hermano Adelio Adalberto Gómez Benítez, quien en esa época tenía 19 años.

Jaime Joel Ayala Benítez y Adelio Adalberto Gómez Benítez, finalmente, fueron apresados en 2012, pero increíblemente volvieron a recuperar su libertad, como si nada, y en 2013 pasaron a ser los más buscados de la región luego de que mataran a cinco cómplices con quienes trabajaban en una plantación de marihuana en Itakyry, en el límite entre Alto Paraná y Canideyú.

Por este quíntuple homicidio, Adelio está condenado a 30 años de prisión, ya que fue detenido en 2014, pero su hermano Jaime Joel, para variar, fue liberado antes del juicio y está prófugo, aunque ahora también aparece en la línea de investigación del clan de narcos desbaratado por la Senad en Salto del Guairá, debido a su estrecha relación con los hermanos mellizos Wilson Rubén y Wilson Darío Cáceres González.

Justamente, hay que mencionar que ambos hermanos fueron apresados juntos en 2015, en la localidad de Minga Porã, Alto Paraná, en un vehículo en el que también estaba Juan Ángel Martínez Duarte. Fue minutos después del robo de G. 800 millones que se produjo en un asalto a la sucursal del banco Sudameris de Katueté, departamento de Canindeyú, causa por la cual fueron inicialmente indagados, aunque después los tres salieron libres.

Juan Ángel Martínez Duarte no duró mucho en libertad, ya que cayó el año pasado con una carga de 184 kilos de marihuana, en una casa ubicada en Salto del Guairá, justamente cerca de la estancia “Ña Eugenia”, perteneciente a su primo Flaviano Giménez y al hijo de este, Flavio Junior Giménez Spaini.

Estos últimos, por su lado, son dos de los ocho detenidos del miércoles último y considerados por la Unidad de Investigación Sensible (SIU) de la Senad como los cabecillas de la estructura que traficaba marihuana hacia el Brasil en lanchas rápidas y que pagaba coimas a casi todas las autoridades locales.

Otros de los principales detenidos en esta causa fueron el exmilitar Jorge Daniel Zorrilla Vera, quien guardaba la droga en su depósito cerca del río Paraná; el expolicía Miguel Ángel Torres Ramírez, quien ayudaba al exmilitar en el acopio de la droga, y el asistente fiscal Wilson Gauto Campuzano, de la unidad Antidrogas local, quien avisaba a los traficantes de cada operativo pendiente. abc

Comentarios

Más popular

Arriba