Conectate con nosotros

Nacionales

Hacia el equilibrio de la economía mundial: Algunos avances pero con desafíos a futuro

Publicado

en

Por Gita Gopinath

Tras la crisis financiera mundial, los superávits y déficits en cuenta corriente cayeron bruscamente a nivel general, de alrededor del 6% del PIB mundial en 2007 a alrededor del 3,5% en 2013.

Desde entonces, como se indica en la última edición de nuestro informe sobre el sector externo, External Sector Report , los desequilibrios en cuenta corriente se redujeron ligeramente, al 3% del PIB mundial en 2018, desplazándose de las economías emergentes —entre ellas China, cuya cuenta corriente se encuentra bastante en línea con los fundamentos económicos— hacia las economías avanzadas.

Hasta ahora, las medidas y tensiones en el ámbito del comercio no han afectado significativamente los desequilibrios mundiales en cuenta corriente, puesto que el comercio se ha desviado a otros países sin aranceles o con aranceles más bajos. En cambio, como se destacó en un blog anterior, esas tensiones comerciales y las incertidumbres que traen aparejadas entorpecen la inversión y el crecimiento, sobre todo en los sectores más integrados a las cadenas mundiales de suministro (en las que la producción se distribuye entre distintos países).

A pesar de la reducción de los desequilibrios en cuenta corriente en todo el mundo, los desequilibrios de saldos (medidos como la suma de los activos y pasivos externos netos de los países) continuaron incrementándose, dado que, en la mayoría de los casos, los países acreedores mantuvieron superávits y los países deudores, déficits. Al 40% del PIB, los desequilibrios de saldos han alcanzado un punto máximo histórico y son cuatro veces mayores que a principios de la década de 1990. Además, los pasivos brutos de deuda externa en manos de soberanos y empresas se incrementaron drásticamente en algunas economías en los últimos años, apoyados por las benignas condiciones del financiamiento mundial. Eso conlleva riesgos para la estabilidad financiera, no solo para los prestatarios de países deficitarios sino también para los ahorristas de los países superavitarios.

Entender cabalmente la posición externa de los países —cuenta corriente, posiciones de saldos y divisas— es fundamental para poner de relieve la responsabilidad compartida de las autoridades responsables de las políticas económicas de abordar los desequilibrios externos antes de que se vuelvan demasiado riesgosos.

Riesgos de los desequilibrios externos

Los desequilibrios externos no son necesariamente motivo de preocupación, puesto que los países pueden tener buenas razones para mantener déficits y superávits en momentos determinados. Por ejemplo, es natural que las economías jóvenes y en rápido crecimiento mantengan déficits y tomen créditos de economías avanzadas más maduras con menos potencial para crecer. Pero así como los hogares excesivamente endeudados pueden perder acceso al crédito si sus ingresos se vuelven insuficientes para pagar sus deudas, las economías que toman demasiado crédito y a un ritmo demasiado rápido pueden volverse vulnerables a una interrupción repentina de flujos externos. Eso, a su vez, perjudicaría a las economías acreedoras, que sufrirían pérdidas en sus activos externos. Por lo tanto, el desafío consiste en determinar cuándo los desequilibrios externos son excesivos o generan un riesgo.

Mediante una combinación de herramientas numéricas y datos específicos sobre los distintos países, estimamos que entre el 35% y el 45% de los superávits y déficits en cuenta corriente eran excesivos en 2018. Los superávits excesivos en cuenta corriente se centraron en la zona del euro (con Alemania y los Países Bajos a la cabeza) y en economías avanzadas más pequeñas de Asia (Corea y Singapur), mientras que los déficits excesivos en cuenta corriente se concentraron en Estados Unidos, el Reino Unido y algunas economías de mercados emergentes (Argentina e Indonesia).

Tras muchos años de superávits excesivos en cuenta corriente, la posición externa de China se trasladó a un nivel más equilibrado de acuerdo con los fundamentos económicos en 2018. Esa reducción se debió a una combinación de factores estructurales y políticas crediticias y fiscales expansivas, pero también a la mayor flexibilidad cambiaria y a la consiguiente apreciación real de la última década.

Los riesgos que implica la configuración actual de desequilibrios externos están contenidos en gran medida, por lo menos a corto plazo, dado que los déficits en cuenta corriente y las posiciones deudoras se concentran en su mayor parte en economías avanzadas que emiten monedas de reserva. Sin embargo, no todos son inmunes. Si se intensificaran las tensiones comerciales o geopolíticas —con las repercusiones negativas que eso tendría en el crecimiento y el apetito de riesgo en todo el mundo—, podrían verse afectadas las economías más dependientes de la demanda o el financiamiento externos.

A mediano plazo, de no mediar políticas correctivas para reducir los desequilibrios, las tensiones comerciales podrían consolidarse. Más aún, si la deuda externa de ciertos países clave sigue aumentando, podrían producirse ajustes costosos y problemáticos, con posibles efectos derrame al resto del mundo.

Por eso los países superavitarios y deficitarios deben trabajar juntos para reducir los desequilibrios excesivos de una manera que propicie el crecimiento y la estabilidad mundial.

Cómo encarar los desequilibrios

Hoy en día, muchos países se encuentran cerca del pleno empleo y tienen poco margen de maniobra en su presupuesto público. Por ello, los gobiernos deben calibrar cuidadosamente sus políticas para alcanzar sus objetivos internos y externos. Los países que tienen déficits excesivos en su cuenta corriente, como el Reino Unido y Estados Unidos, deberían adoptar o mantener una consolidación fiscal que no perjudique el crecimiento, mientras que los que sufren superávits excesivos, como Alemania y Corea, deberían utilizar el espacio fiscal para estimular la inversión en infraestructura pública y el crecimiento potencial.

Las políticas estructurales bien adaptadas y secuenciadas deberían jugar un papel más destacado para abordar los desequilibrios externos y, al mismo tiempo, estimular el crecimiento potencial interno. En los países con superávits excesivos en cuenta corriente, las reformas orientadas a alentar la inversión y desalentar el ahorro desmedido —por ejemplo, la eliminación de barreras de entrada o el fortalecimiento de las redes de seguridad social— contribuirían al equilibrio externo. Las reformas que mejoran la productividad y la base de competencias de los trabajadores sirven para promover las exportaciones en los países con déficits excesivos en cuenta corriente. Incluso las economías con posiciones externas que, según nuestro análisis, están de acuerdo con sus fundamentos económicos, como China y Japón, deben adoptar políticas que atiendan los desequilibrios internos y prevengan el resurgimiento de los desequilibrios externos; para eso se necesitan reformas estructurales que faciliten la competencia en sectores como el de los servicios.

La flexibilidad cambiaria sigue siendo clave para facilitar el ajuste externo. Como se destacó en el capítulo analítico de este año, las características cambiantes del comercio internacional, entre ellas el grado de integración en las cadenas de valor mundiales y la facturación comercial en una moneda dominante como el dólar de EE.UU., pueden debilitar algunos mecanismos de ajuste externo y limitar los beneficios de la flexibilidad cambiaria a corto plazo. Por lo tanto, esta última puede requerir el apoyo de otras políticas que refuercen la respuesta de las exportaciones, por ejemplo, mediante un mayor acceso al crédito y a la infraestructura de transporte. No obstante, permitir que el tipo de cambio haga lo que tiene que hacer sigue siendo esencial para procurar un equilibrio duradero a mediano plazo.

En un plano más general, todos los países deberían evitar las políticas que distorsionan el comercio, que suelen dar frutos a costa del comercio, la inversión y el crecimiento mundial. Por el contrario, los países superavitarios y deficitarios deben trabajar para revitalizar el comercio internacional y fortalecer las normas del sistema comercial multilateral que tan bien han servido a la economía mundial en los últimos 75 años.

Sigue leyendo

Nacionales

Darío Giménez: el ganadero que tiene en su campo al mejor Brangus del continente

Publicado

en

Son premios especiales… y no solo reconocen al ejemplar, sino a todo el esfuerzo de los productores de la raza y de la cadena ganadera nacional. Lo que permite al país a seguir creciendo en el mapa mundial de la carne vacuna gracias a su genética y calidad.

Agroganadera Pukavy SA logró la medalla de Oro en la clasificación de Grandes Campeones Brangus de Sudamérica con Arasunú, un producto de sangre cien por ciento paraguaya, por padre y madre; que carga más de 1.000 kilos pero con desplazamientos de un ternero, y hoy es el mejor toro de la raza del continente.

El Agro conversó con Darío Giménez, director de Agroganadera Pukavy SA (foto de Resumen de Noticias).

– ¿Qué significa tener en el establecimiento al mejor toro del continente?

– Es una satisfacción muy grande para todos los que formamos el equipo de la ganadera. Cada trabajo que realizamos es con mucha pasión y criterio. Hay un excelente grupo humano, que sin ellos no hubiese sido posible alcanzar el reconocimiento.

– ¿Qué características tiene el último Gran Campeón de la Expo Mariano Roque Alonso?

– Es un padre con todas las letras: moderno, blando, con un frame moderado y cargando más de 1.000 kilos de carne. Además se desplaza como un ternero. Es un reproductor que permite trabajar con mucha facilidad en el campo, sin olvidar su eficiencia para convertir pasto en kilos de carne.

– ¿Cómo está viendo el momento de la raza en el país?

– La inversión genética de los últimos años ha sido una revolución. El productor apuesta mucho al mejoramiento, es un trabajo de todo un año. Hoy Brangus es la raza número uno del país, está distribuída en el país y es la más numerosa en la pista de Mariano Roque Alonso, que considero la más grande del mundo en Brangus. Hay más de 400 animales de bozal inscriptos, eso marca el trabajo serio del ganadero. Cada año apuesta e invierte en tecnologías para mejorar su eficiencia, además de importar genética para potenciar el hato de los establecimientos.

Arasunú, toro seleccionado el mejor Brangus de Sudamérica 2019.

– ¿Cuáles son los desafíos?

– Te repito, la raza está muy bien posicionada en Paraguay, es la de mayor registro. El Brangus se destaca por su calidad de carne y marmoleo necesario que se adapta a las exigencias de los mercados más exigentes.

– ¿Que está faltando en la ganadería nacional?

– Hoy pasa por las autoridades de gobierno. Se debe trabajar para promocionar la calidad de carne del país y fortalecer en los consumidores de los distintos mercados la marca país, como existe en países vecinos, es el caso de Argentina y Uruguay. Hay que crear el Instituto de Carnes y salir al mundo para habilitar nuevos mercados. La calidad está, pero los mercados se deben trabajar, y así, como los países vecinos, se llega más arriba en el valor internacional que se recibe por la carne y en los precios que se trasladan a los productores.

– ¿Hay que entrar a China?

– Es lo mejor que pueden hacer las autoridades, generar un vínculo comercial con China. Es el principal comprador mundial de carne vacuna del mundo y a quien tienen de socio nuestros principales competidores de la región, que hoy están cotizando sus haciendas a valores de varios centavos más altos a lo que pagan en el país.

– ¿Qué expectativas tiene para 2020?

– Estamos con mucho optimismo. El ganadero, y cada productor de diversos sectores, siempre piensa en el desarrollo del país con trabajo e invirtiendo en nuevas tecnologías que permitan mejorar la eficiencia en los campos. Estamos muy atentos por que empiece a cambiar la situación, después de un año duro desde el precio y el clima. ELAGRO

Sigue leyendo

Nacionales

Presidente dará continuidad a procesos de integración y complementariedad productiva

Publicado

en

Asunción, IP.- El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, anunció que dará continuidad a los proyectos iniciados por Brasil e impulsará acciones para consolidar pilares fundamentales del proceso de integración, además de concretar una verdadera complementariedad productiva.

Abdo Benítez asumió este jueves la presidencia pro témpore del Mercado Común del Sur (Mercosur) de manos de su colega de Jair Bolsonaro, durante la 55 cumbre de jefes de Estado del bloque regional, que se celebró en la ciudad de Bento Gonçalves, en el sur de Brasil.

En la ocasión, informó que continuará con el trabajo de la presidencia brasileña y, por sobre todo, impulsará acciones para consolidar los pilares fundamentales del proceso de integración.

“Seguiremos impulsando el proceso de integración teniendo en cuenta los desafíos del mundo de hoy, coordinando esfuerzos para promover acciones tendientes a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos del Mercosur”, agregó el mandatario.

Entre los temas prioritarios se encuentran la implementación del Fondo para la Convergencia Estructural de Mercosur; el impulso de la agenda digital; del comercio electrónico; y el fortalecimiento de las herramientas para favorecer un comercio regional más inclusivo, poniendo énfasis en las micro, pequeñas y medianas empresas; así como el empoderamiento económico de las mujeres y los jóvenes.

En otro momento de su discurso, el presidente paraguayo reiteró la necesidad de concretar una verdadera complementariedad productiva; aprovechando las realidades y potencialidades del Mercosur, de manera a seguir desarrollando cadenas de valor, especialmente en sectores no tradicionales.

“Un ejemplo de ello es el sector automotriz de la región, en el cual todos los países del sistema contribuyen a una genuina cadena de producción y consumo, justificándose así su inclusión dentro del esquema comercial del bloque”, agregó.

En ese orden, afirmó que se están poniendo los cimientos para una verdadera integración fronteriza, a través de un acuerdo que se constituye en la primera normativa regional en la materia, y que permitirá al ciudadano de frontera gozar de importantes beneficios de la integración, al posibilitar la atención de sus necesidades en cualquiera de las  ciudades hermanas y vecinas de la frontera común.

Por otro lado, el presidente reflexionó sobre el momento que atraviesa la institucionalidad democrática en la región. Al respecto reconoció que si bien, la democracia no es perfecta, aseguró que es el mejor sistema para garantizar los derechos y las libertades de los pueblos..

“Nuestras democracias y economías solo tendrán garantías para su crecimiento y desarrollo, con instituciones y sistemas modernos, eficientes, ágiles y firmes, que atiendan las circunstancias actuales y futuras de nuestros pueblos”, subrayó.

Al respecto significó que las diferencias ideológicas deben servir para enriquecer el debate regional en la búsqueda de una sociedad más justa e igualitaria. “Tenemos que ser constructores puentes bajo el principio de la tolerancia. La defensa no solamente de intereses sino de valores porque la gran transformación que necesita nuestra región es la transformación de sociedades con valores”, enfatizó finalmente.

Sigue leyendo

Nacionales

Paraguay lidera ranking de clima de negocios de América Latina

Publicado

en

El país pasó de 18,6 a 11,8 puntos, en tanto que Chile quedó en segundo lugar, ya que de 19,1 quedó en octubre con 6,8 puntos.

Tras ubicarse en julio pasado en el puesto número 2 del Índice de Clima Económico (ICE), elaborado por el Instituto Brasileño de Economía de la Fundación Getulio Var­gas (Ibre/FGV), el Paraguay quedó en la primera ubi­cación superando a Chile. La puntuación para el país pasó de 18,6 a 11,8, en tanto que Chile quedó en segundo lugar, ya que de 19,1 quedó en octubre con 6,8 puntos.

El tercer lugar es para Colom­bia con 5,5 puntos, mientras que Perú se mantiene en la cuarta posición a pesar que de 13,1 pasó a 3,5 puntos, tam­bién Bolivia permanece en el quinto lugar del ranking, al igual que Brasil en la sexta posición, Uruguay en la sép­tima, Argentina en el octavo lugar, México en el noveno y Ecuador en el décimo, de acuerdo con los datos publi­cados por el instituto del país vecino (ver info).

El Índice de Clima Econó­mico mide el comporta­miento de las economías de América Latina en forma tri­mestral, conformado por los índices de Situación Actual (ISA) y de Expectativas (IE).

El presidente de la Unión Industrial Paraguaya (UIP) Joven, Paulo Duarte, men­cionó que por un año malo no se debe tirar al tacho todo un trabajo de 15 años, y que pese a la situación econó­mica que arrastra este 2019, pero que está reflejando bue­nas señales para el cierre del período, el ambiente macro­económico local sigue siendo atractivo para los inversio­nistas. “Sabemos que qui­zás la situación económica del momento no es la ideal, pero no hay que confundirlo con el clima macroeconó­mico, que aún sigue siendo atractivo para los inversio­nistas y más aún con el tema político de Chile, es que segu­ramente logramos liderar como país el ranking”, indicó. Como prueba de un ambiente más esperanzador, resaltó el reciente Foro de Emprende­dores Industriales (FEIP) en el que se notó la consolida­ción del ecosistema empren­dedor.

MEJORAR LAS ACCIONES

Por su parte, Mario Romero, director de la Red de Inver­siones y Exportaciones (Rediex), mencionó que Paraguay viene trabajando desde hace tiempo para mejo­rar las acciones conforme al posicionamiento como país en cuanto a clima de nego­cios, para lo cual existe jus­tamente un equipo de trabajo que no solo compete al Minis­terio de Industria y Comercio (MIC), a través de la Rediex, sino también a otras institu­ciones como el Ministerio de Hacienda y la Secretaría Téc­nica de Planificación.

Ahora, dada la situación regional, Paraguay pasó adelante por­que los demás países atra­viesan por una crisis impor­tante, como también le tocó a Paraguay, pero que supo lle­var muy bien las situaciones adversas, que ojalá se man­tenga y mejore para que sea realmente interesante para los inversionistas pensar en Paraguay. “Estos datos nue­vos lo que hacen es mejorar la visión de los inversionistas hacia nuestro país”, expresó.

LA NACION
Sigue leyendo

Más popular